¿Qué es para mí el Principio de Centralización? 3 de 4

EJERCICIOS DEL MÉTODO BATES

En general cualquier ejercicio que esté más enfocado a la centralización me generaba ansiedad y estrés, por no poder ver todo la imagen de una vez sino por puntos, ya que me enfrentaba al miedo por la falta de control.

Esto lo llevo a mi vida de manera que en mi cabeza no puedo tener una cosa de cada vez, me cuesta un mundo. Lo tengo todo en mi cabeza todo el tiempo; para cambiar esa actitud planifico por objetivos, luego cada objetivo a hitos, después cada hito lo desgloso en acciones, y por último éstas las divido en actividades que puedo hacer por día, pero aún así sigo teniendo toooooodas las actividades del día, de la semana, del mes, en la cabeza; entro en un bucle de estres imparable y no hago por seguir con el nuevo hábito de escribir y seguir la agenda, por lo que finalmente siempre se me olvida algo o me equivoco… dejo de ser la superwoman que lleva todo para adelante, me frustro… entro en procrastinación, pereza, bajón, etc. Me enfado conmigo misma por no ser amable conmigo y no darme mis tiempos, y no decir no, y por no blablabla, y me machaco, a mí, a mi centro. Inconscientemente no sólo he puesto toda la energía en el centro de la retina, sino que encima la machaco si va algo mal.

A medida que repasaba esto me he dado cuenta que sigo queriendo
tenerlo todo controlado, pero con agenda, jajajajaja. Y claro, me engaño
a mí misma diciéndome que si no lo hago así no voy a tener lo que quiero,
o no cumpliré con mis obligaciones o (y esta es la de mayor presión) no
cumpliré con la palabra dada; la deuda y la culpa son una constante.

Al principio de esta aventura para recuperar la visión cuando delineaba no era consciente de los saltitos que daba. Cuando me percaté de ello, también me dí cuenta de que iba con ansiedad hacía el futuro o cómo también se refleja en las oscilaciones amplias; me quedo anclada en el pasado. Trabajar estas dos cuestiones a nivel psicoemocional, es abrir un melón que flipas, porque te lleva a que estás en una esquizofrenia de querer huir hacia delante de tu pasado y presente o no moverte hacia delante para no consumir ni tu presente ni tu futuro; si tiras del hilo, al final lo que tienes es miedo a vivir y también a morir, rechazando incluso tu propia existencia, otro motivo de mucho peso por el que la mácula se ve dañada. Y que Amelia preguntaba al aire y yo pensaba que a mí eso no me pasaba, jajajaja.

Y en este punto se han dado varias casualidades; desde que trabajo los ojos me han surgido diversos desequilibrios en órganos asociados al segundo chakra, el cual está asociado al “soy”. Estos desequilibrios son muy dolorosos, a veces me tienen postrada en cama días; he probado de todo y nadie sabía darme una respuesta, hasta hace poco.

Me encontraba muy mal, vino una amiga a casa y me dijo que en las terapias energéticas lo que tenía se conocía como agujero negro; es cuando una parte de tu cuerpo funciona como un agujero negro astronómico, es decir que absorbe toda la energía que le rodea sin dejarla salir. un agujero negro como el que tengo en el ojo derecho.

Otra casualidad es que las gafas de máxima protección para cuidar la retina  son naranjas, color del 2º chakra. Bueno, el hecho del pingüino en el curso fue también mucha casualidad… Hay personas que me rodean, muchas, que me dicen que es superchería.

Al trabajar con los semioclusores negros y el amblioscopio fui consciente del estrés que me causa ver. La mayoría piensa que tenemos problemas con el control al no ver, pero en mi caso me había dado por vencida y ya no quería ver más. Ha habido un cúmulo de circunstancias muy muy fuertes que he vivido en soledad por no querer molestar, como toda niña buena, y que nadie sientiera el dolor que estaba viviendo.

En la actualidad a veces le pregunto a la persona que me compaña en ese momento, si lo que veo es lo que hay realmente y muchas veces me dice que no, y le respondo que era más divertido lo que me imaginaba y que no estoy segura de querer bajar las dioptrías si el mundo es como el describe. Ahora soy consciente de lo que le estaba diciendo realmente, era la gran frustración y desasosiego por aquello en lo que hemos convertido el mundo. Siempre lo digo, no llego a la depresión porque mi carácter alegre me libra de ello.

Me doy cuenta de cómo para algunas personas he sido un faro que los ha salvado de situaciones límites en las que se encontraban; ahora entiendo porque me he rodeado tanto de personas que se encontraban en la oscuridad y los ayudaba a salir de donde estaban, mi capacidad de comprensión hacia ellos era brutal porque también estaba ahí en el pozo metida, con mi luz apagada para que no me viesen, me dedicaba a encender las luces de los demás pensando que la mía estaba encendida, ¡cuán equivocada estaba!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.